La ambliopía, conocida comúnmente como ojo vago, es una disfunción visual que se caracteriza por la reducción de las habilidades visuales en el ojo, en concreto de la agudeza visual y del enfoque. La ambliopía suele afectar a un ojo aunque, en ocasiones, afecta a los dos.

Una de las causas más frecuentes de la ambliopía es la anisometropía o diferente graduación de los ojos. Cada ojo envía una imagen al cerebro y éste interpreta la suma de ambos estímulos visuales, lo que da lugar a la visión. Cuando un error refractivo (miopía, hipermetropía o astigmatismo) afecta de manera destacada a un solo ojo, la imagen que éste envía al cerebro es identificada como “defectuosa” por lo que decide anularla.

Ocurre algo parecido con el estrabismo. Al no existir un paralelismo entre los ojos, cada uno mira en una dirección. Esto confunde al cerebro que, para poder interpretar correctamente la imagen, decide anular la visión de un ojo. Por eso el estrabismo es otra causa de la ambliopía.

La tercera de las causas más habituales del ojo vago es la aparición de una catarata. La opacidad del cristalino propia de las cataratas, provoca visión borrosa.

Tratamiento de la Ambliopía

La mejor manera de tratar la ambliopía y de que el tratamiento sea más rápido y efectivo, es a través de la detección precoz. Las revisiones visuales son necesarias para que el profesional determine el alcance de la disfunción visual y se pueda aplicar un tratamiento.

La manera habitual de tratar la ambliopía es obligando al cerebro a que identifique la visión del ojo vago. Para potenciar esa visión, se suele tapar el ojo que funciona correctamente con un parche o nublándolo aplicando unas gotas  oftalmológicas.

A estos métodos, se ha sumado en los últimos años la terapia visual. A través de una serie de ejercicios visuales, se actúa sobre los defectos visuales para conseguir reeducar al cerebro. La terapia visual es un procedimiento de la optometría comportamental que se basa en que una buena visión no solo depende de unos ojos sanos sino de un proceso complejo neurológico.

Día Mundial de la Ambliopía

La recuperación de la visión es más fácil en la niñez, por eso es importante revisar de manera periódica la visión del pequeño para detectar los problemas de visión lo antes posible.

Hasta hace poco se creía que las personas adultas con problemas de ambliopía no podían recuperar una visión normal. Afortunadamente, las terapias visuales están haciendo que, a través del trabajo con el ojo vago de una persona adulta, se logre una mejora de su visión. El esfuerzo personal y una terapia adecuada, programada y supervisada por un profesional de la visión, pueden lograr esa mejora significativa.

En Federópticos estamos especializados en optometría comportamental.  En función de las necesidades de visión de cada persona, nuestros expertos preparan una serie de ejercicios de terapia visual enfocados a mejorar y reforzar las habilidades visuales.

El 15 de octubre se celebra el Día Mundial de la Ambliopía.